Qué debes tener en cuenta al comprar un coche de segunda mano

Todo el mundo quiere tener su propio coche. Ahora bien, sobre todo para jóvenes o para quienes obtener su primer coche se le dificulta el desembolso de dinero que pueda implicar adquirir uno nuevo.

Por lo tanto, muchos acuden a la opción de comprar coches usados o de segunda mano que pueden representar un gasto menor y en algunos casos con prestaciones iguales.

Aunque esto no es tarea sencilla. El hecho de que haya sido usado puede implicar que estés adquiriendo un vehículo con defectos productos del uso o mal mantenimiento.

Comprar coches es una decisión que se debe meditar bien y sobre todo si es uno usado para que no se convierta en una completa pesadilla por lo que más vale escoger bien. No hay que apresurarse y se debe dar el tiempo para conocer bien lo que se está comprando.

No todos tienen conocimientos de mecánica o funcionamiento de los coches por lo que queremos decirte que mirar al comprar un coche de segunda mano.

Lo primero es establecer un presupuesto, determinar cuánto estamos dispuestos a gastar y qué tipo de coche puede adecuarse más a nuestras necesidades. El presupuesto en caso de ser muy bajo siempre puede ser apoyado con algún préstamo para poder adquirir un coche con el que estemos cómodos.

Al ubicar el vehículo que se quiere, antes de mirar detalles hay que hacerse ciertas preguntas como el motivo de la venta, cuantos propietarios ha tenido, si ha tenido accidentes graves, si realizan su mantenimiento regular y donde pasa la noche el vehículo.

También antes de enamorarse de un coche hay que revisar toda la documentación y verificar que todo esté a derecho.

Ya aprobado todos los aspectos anteriores pasamos a verificar ciertos aspectos básicos para lo cual no se necesita ser especialista, aunque si es posible contar con un mecánico de confianza que apoye en la elección del vehículo y revisión del funcionamiento siempre será un punto a favor.

Se debe verificar el aspecto exterior, si existe corrosión en puntos claves, como están los neumáticos o la suspensión. Un consejo para la suspensión es hacer presión en el capo y si el coche rebota mucho, quiere decir que no está en buenas condiciones.

Verificar en el cofre del coche el estado externo del motor que no debe presentar escape de fluidos y verificar que estos estén completos. Y ya desde adentro, se verifica el estado de tapicería, vidrios y limpiavidrios.

Siempre es importante probar el coche, encenderlo y verificar que el arranque esté en óptimas condiciones. Ponerlo en marcha y verificar que la dirección este en óptimas condiciones y se mantenga estable en línea recta para lo cual puedes soltar un poco el volante a baja velocidad.

Verificar si existen ruidos ajenos al motor al acelerar o cruzar el volante, que pueden significar problemas de transmisión.

Probar que el coche realice los cambios de marcha con holgura y aplicar el freno para probar su estado.

En caso de tener aire acondicionado, debe comenzar a emitir aire frío en el lapso de un minuto, sino existe alguna falla.

Con el coche encendido, verificar si bota humo (no debería) o si el escape está manchado que puede significar que estuvo botando. Y en caso de botarlo, si es color azulado implica desgaste en el motor o blanco problema con la combustión.

Estos son los aspectos más resaltantes a verificar cuando se compra un coche de segunda mano, sino cuentas con un experto, toma tiempo de verificar esto y si pasa todas las pruebas probablemente estés evitando comprar un problema y puedas tener coche por mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *