¿Es una buena alternativa solicitar créditos online a los bancos?

Una de las facilidades que nos ha proporcionado la conectividad que otorga Internet, es la posibilidad de realizar trámites de manera rápida y sencilla a través de nuestro ordenador. Por supuesto, el ámbito de los préstamos personales no queda exento de ello y en la actualidad existen muchas posibilidades de obtener créditos online.

 

Este tipo de trámites han sido denominados como créditos rápidos y pueden ser obtenidos de manera remota y sin mayores inconvenientes. Si no tienes muy claro cómo funcionan este tipo de préstamos, a continuación te explicaremos de buena manera en qué consisten los créditos rápidos y los principales puntos a tener en cuenta respecto a ellos.

¿Qué es un crédito rápido?

 

Estos créditos online tienen una serie de características que los diferencian de un préstamo normal. A continuación detallamos sus aspectos más relevantes para que entiendas un poco de qué va este asunto.

 

Solicitud remota: La primera característica que salta a la vista es la posibilidad de solicitar estos créditos de manera remota. Ya no hace falta acudir al banco o a un prestamista con tus papeles, facturas y liquidaciones de renta. No, ahora todo se realiza a través del ordenador.

 

Pequeñas cantidades: Por supuesto, al no someter tu solicitud a un escrutinio tan minucioso, los bancos no se arriesgará a darte cifras muy elevadas. Este tipo de créditos funcionan más como adelanto de tu nómina y suelen andar cercanos a los mil euros.

 

Rápido depósito: Una de las grandes ventajas que podemos encontrar en la solicitud de créditos online es que la transferencia se realiza muy rápidamente. Así es, no tendrás que esperar grandes cantidades de tiempo, puesto que el préstamo se verá reflejado en tu cuenta casi instantáneamente.

 

Comisiones altas: Como no todo lo que brilla es oro y no hay beneficio sin coste, aquí viene la principal pega que encontramos en dichos créditos. Al ser préstamos de fácil obtención, también cuentan con altos intereses y comisiones. Así que si vas a solicitar uno, revisa cuidadosamente cuánto tendrás que devolver en el futuro.

 

Riesgo y necesidad

 

Si pedir este tipo de créditos resulta rentable o no, posiblemente depende de las condiciones y contextos de la vida de cada persona. Lo cierto es que frente a la necesidad siempre se puede contar con este tipo de servicios realizados por bancos y por empresas prestamistas.

 

Obviamente, existen riesgos para ambas partes. La posibilidad de que el mercado se vuelva a estremecer y los préstamos efectuados no sean devueltos, se compensa con los altísimos intereses y comisiones que vienen con estos dineros.

 

Eso sí, en el otro lado de la mesa, las personas particulares no cuentan con ningún tipo de resguardo que les salve de una mala racha económica a futuro. Es por esto que los expertos recomiendan pedir estos créditos en casos muy puntuales e intentando estar seguros de que serás capaz de devolver el dinero.

 

Por último, si has tomado la decisión de pedir un crédito rápido, intenta realizarlo en instituciones establecidas y con sus normativas al día. De esta manera evitarás riesgos innecesarios y tendrás un respaldo legal en dichas transacciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *