Cuál es la diferencia entre cuenta de ahorro y cuenta corriente

Las personas cuando comienzan a manejar dinero se les hace necesario crear cuentas bancarias. Esto, por algunos otros motivos para no tener que manejar tanto dinero en efectivo. Además, en los tiempos que corren es necesario tener cuentas bancarias pues el manejo del dinero cada vez es más a través de la tecnología y el dinero en efectivo se encuentra un poco lejos de ser una herramienta innovadora y tecnológica.

    Cuando se presentan al banco, con intención de aperturar cuentas bancarias, les suelen ofrecer como productos más populares: cuentas bancarias de ahorro o corriente. Muchos toman la decisión con mucho desconocimiento o a lo que parezca mejor al momento, pero es importante escoger la más adecuada a sus necesidades para evitar futuros inconvenientes.

   Las cuentas bancarias de ahorro es ese instrumento financiero que tiene como destino lo que su nombre indica: ahorro. Guardar dinero y gastarlo en el mediano plazo. También es usado por empresas para manejar los sueldos y salarios de los empleados.

  Este tipo de cuentas bancarias se maneja usualmente por medio de libretas de registro de transacciones que se realicen en las oficinas comerciales del banco. Igualmente se proporciona la tarjeta de débito que permite realizar pagos en los puntos de venta o retiros a través de los cajeros automáticos; y por supuesto, la gestión electrónica para realizar consultas y transacciones a través de dispositivos electrónicos.

  Para su apertura se suele solicitar un depósito mínimo de dinero y proporciona al cliente intereses variables dependiendo de la entidad bancaria sobre la cantidad con la que se cierre el mes.

  En cuanto la cuenta corriente, se refiere a un uso y disposición de los fondos de forma más cotidiana. Destinadas para la movilización del dinero en cualquier momento. Con diferencia de la cuenta de ahorros, no genera intereses sobre el monto disponible a final del mes. Es un instrumento por lo tanto para uso cotidiano.

 Proporciona instrumentos como: chequeras (papeles especiales que permiten otorgar dinero o recibirlo), tarjetas de débito para la disposición de los fondos realizando pagos en puntos o retiros en los cajeros automáticos (todos los beneficios de la tarjeta de débito),  permite realizar las transacciones electrónicas y dependiendo de los movimientos la posibilidad de que le sea otorgado tarjetas de crédito.

  Este último tipo de cuentas bancarias es el más común y utilizado por personas naturales o empresas para el manejo de sus fondos pues están destinadas para uso constante.

  Partiendo de estas diferencias y conociéndose se suele crear cuentas bancarias de ambos tipos donde se deposite el dinero de acuerdo al uso o destino que se le quiera dar. Así poder disfrutar de ventajas que cada instrumento pueda ofrecer individualmente.

  El conocimiento es poder, sobretodo en temas financieros y económicos. Conocer las diferencias entre las cuentas bancarias e instrumentos financieros disponibles permitirá dar un uso más eficaz del dinero que se obtiene y lograr éxitos económicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *