Créditos rápidos

Llamados también créditos al instante, son instrumentos financieros novedosos caracterizados entre otras cosas por la facilidad y rapidez con la que se pueden obtener.

Su desarrollo ha sido rápido y sustancial y deben su enorme éxito a la estrecha relación que existe entre estos instrumentos y las nuevas tecnologías, especialmente con el internet.

Estos créditos rápidos no son ofertados por la banca tradicional, tal como sí sucede con los créditos personales, estos créditos rápidos online son ofertados por empresas financieras que no se rigen necesariamente por las reglas comunes de la banca.

¿Cuáles son las características de estos Créditos Rápidos?

Estos instrumentos financieros poseen una serie de características únicas que los hacen considerablemente diferentes a cualquier otro préstamo al tiempo que le dan popularidad que los caracteriza.

Rápida aprobación

Una de las características más importantes de este tipo de créditos es que su aprobación suele ser prácticamente inmediata, al contrario de lo que sucede con otros créditos personales que pueden tardar hasta 1 mes antes de dar respuesta.

Por lo general, las empresas financieras que ofertan este tipo de instrumentos mantienen una política de aceptación rápida, tanto que luego de completado el proceso de solicitud suelen responder en un lapso de entre 5 a 15 minutos.

Lo mejor es que si cuentas con los requisitos que son pedidos tienes al menos un 95% de posibilidad de obtener tu crédito al instante, algo que difícilmente pasa en la banca tradicional.

Baja cuantía

El hecho de que los créditos rápidos online hayan sido creados para solventar emergencias o necesidades muy específicas, la cuantía de estos suele ser considerablemente baja.

De hecho, la mayoría de ellos tiene una cantidad base de 50 euros, monto que puede ascender llegando a un rango de entre 1000 y 5000 euros dependiendo de la empresa.

Eso sí, cuando un cliente solicita por primera vez, cualquier empresa solo le permitirá obtener créditos rápidos de la menor cuantía, cifra que se elevará de acuerdo a la antigüedad y al record que el cliente acumule.

Altos intereses

La mayoría de los créditos rápidos al instante poseen tasas de interés muy alta, que incluso llega a rondar el 30% mensual, cifra que de ser un crédito a largo plazo generaría una deuda acumulada prácticamente impagable.

Sin embargo, al ser préstamos de rápido pago, este porcentaje genera un monto aún manejable para la mayoría de las personas, algo que sin embargo no debe dejar de tenerse en cuenta a la hora de decidir si se solicita o no uno de estos créditos.

Plazos de pago reducidos

Como ya se mencionó, estos préstamos poseen un lapso de pago bastante bajo, tanto que puede ir de entre 5 días hasta un tiempo pocas veces mayor a los 30 días.

Esto debe ser un indicador efectivo a la hora de saber si conviene o no solicitar un crédito al instante pues todo dependerá de si en el lapso previsto podrás obtener o no el dinero suficiente para solventar tu obligación.

¿Cómo solicitar créditos rápidos?

Solicitar créditos instantáneos suele ser tan sencillo como revisar tu correo electrónico o alguna de tus redes sociales.

Sin embargo es importante que antes de solicitar cualquier crédito uses algún comparador de créditos rápidos, estas herramientas te ayudarán efectivamente a conseguir el crédito ideal para ti.

Luego basta con que entres a la página web de la empresa financiera, elijas el producto que solicitaste y llenes el formulario.

Posterior a esto bastará con que esperes poco más de 10 minutos y con seguridad obtendrás respuesta sobre tu solicitud.

¿Qué requisitos son necesarios para solicitar uno de estos créditos?

La mayoría de las empresas financieras no solicitan una gran cantidad de requisitos, de hecho, por lo general basta proporcionar algunos datos para que la solicitud sea admitida.

En la mayoría de los formularios de solicitud solo se te pedirán tus nombres, tus apellidos, tu número de identificación personal, tu dirección, un número de teléfono y tu cuenta bancaria.

Estos datos servirán para crear un contrato virtual que tiene total validez legal.

Sin embargo, en algunos casos las empresas te solicitarán sustento digital de los datos, esto a fin de corroborar y solo sucede en caso de solicitudes de montos superiores a los 500 euros.

¿Qué pasa si no pagas estos Créditos?

Hay que tener en cuenta que aunque estos créditos rápidos puedan ser menos formales que los créditos personales bancarios, de igual forma generan una responsabilidad financiera.

Esto implica que al no pagar a tiempo esta obligación la financiera cobrará una tasa de penalización y sumará una gran cantidad de intereses que puede llevarte a pagar una tasa TAE de 3000%.

Además el no pago de esta obligación abre las puertas para que la financiera incluso venda la deuda, incluyéndote en desagradables listas de morosos como el ASNEF.

¿Cuántos Créditos rápidos se pueden solicitar a la vez?

En teoría puedes solicitar múltiples créditos rápidos al mismo tiempo, solo mientras lo hagas con diferentes empresas.

Sin embargo, puede que resulte una mala idea, pues la suma de los intereses que tendrás que pagar en muy poco tiempo puede superar la rentabilidad total de tu capacidad de pago.

Esto implica que en menos de 1 mes tendrías que pagar una gran suma de dinero que seguramente no tienes ni puede generar.

De hecho, lo ideal es que solo solicites uno de estos créditos rápidos online cuando realmente lo necesites, en caso de emergencia o de fuerza mayor, además es importante que siempre solicites solo la cantidad que requieres, de esta forma evitaras deudas innecesarias.

Y recuerda, estos créditos no son juego, generarán obligaciones tal como lo hace una tarjeta de crédito o cualquier otro instrumento de préstamo, por ello es importante que siempre los solventes a tiempo evitando así pagar mucho más en poco tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *